Hace unos años, antes de saber de las copas menstruales, usaba tampones. Los traía de Francia en grandes cantidades, sin aplicadores. Venían así envueltos en plástico, super sencillo. Una noche, me levanto para cambiarlo y por suerte prendo la luz del baño. Me encuentro con un tampón totalmente podrido, con Moho en el algodón. La