Increible historia de un parto en agua

“Faltan 10 días para que nazca mi pequeña, estoy muy emocionada y asustada a la vez. El parto definitivamente va a ser unos de los momentos más importantes de mi vida, una experiencia de la cual saldré cambiada, más mujer que nunca. Trato de no pensar en lo que podría doler. Ya lo hablamos con Enrique y le dije que me gustaría intentar el parto natural en agua pero que si en algún momento la estoy pasando realmente mal pediría un bloqueo.

Mi maleta esta lista, finalmente encontramos un ginecólogo quien nos da confianza y es pro-parto en agua (Eduardo). También encontramos un buen pediatra y le pedimos a una doula que asista al parto (Renata). Enrique mi esposo ya fue al hospital para adelantar todos los papeles, solo tendremos que llegar y dar a luz.

5 am, 1 de Diciembre,

Finalmente el primero de diciembre (una semana antes de la fecha prevista) a las 5 de la mañana siento un pellizco en mi panza, algo nuevo, muy leve, una cosquillita, y en ese momento realizo que ya llego el momento! Ya inició el trabajo de parto! Sin embargo a las 5 de la mañana no me emociono por mucho tiempo y me vuelvo a dormir.

9am

Por la mañana me doy cuenta que perdí el tapón lo cual me da gusto, esa contracción no fue el fruto de mi imaginación y esto realmente va a pasar! Desayuno con mi suegra, me baño… un día casi normal solo que siento ese mismo pellizco una y una y otra vez, cada 15 o 20 minutos más o menos y de intensidad muy leve. Podría hablarle a mi esposo pero decido no hacerlo, al final todavía falta mucho para que nazca nuestra princesa, podría tardar horas, mejor lo dejo que se enfoque en su trabajo. Tomo mucha agua y necesito pasar varias veces al baño… mejor, estaré más tranquila durante el parto si todo sale antes.

2pm

Después de la comida voy a la tintorería con mi suegra y siento las contracciones un poco más intensas, me detengo al caminar un par de veces, pero siguen irregulares así que sigo con mi día y caminamos un rato.

4pm

De regreso a casa, me habla Enrique para saludarme pero decido no decirle nada todavía, sin embargo mi suegra le habla a escondidas para decirle que ya regrese a casa.

7pm

entspannung_gymnastikball-850x638En lo que llega mi esposo a casa, las contracciones ya son un poco más frecuentes, cada 10 minutos aproximadamente pero sobre todo más intensas, nada del otro mundo pero me cuesta trabajo concentrarme en la plática que tengo con mis suegros, desearía estar en silencio y descansar antes del gran evento. Mientras tanto me siento en la pelota, me estiro la espalda, me pongo de 4 puntos y mi esposo me masajea un ratito la parte baja de la espalda, no que me duela la espalda todavía pero se siente bien, y después de todo es su manera de participar en el trabajo de parto!

Ceno levemente y sobre todo me sigo hidratando mucho.

9pm

Ya prefiero retirarme a nuestra habitación con mi esposo porque siento que necesito concentrarme y quiero intimidad. Me meto a la regadera unos 20 minutos y las contracciones se sienten más leves, me relajo un poco pero definitivamente siento que la cosa va cada vez más en serio. Enrique me vuelve a masajear un poco la espalda con aceite perfumado de lavanda, se siente bien. Pone una música relajante que encontramos un par de día antes en youtube; siempre había pensado que quería escuchar a mi cantante favorita durante el parto pero definitivamente no es un momento en que necesitas estimulación del mundo exterior sino más bien concentrarte en ti misma y en tu bebe, en tu respiración, por eso escogimos una música zen china (nunca la escucharía si no fuera por el parto pero resulta que me ayuda mucho en este momento)…

11pm

Me siento cansada y Enrique me ofrece dormirnos un rato y créanlo o no, pero si se puede. Me duermo 6 minutos, me despierta la contracción, Enrique sabe que necesito concentrarme así que ni hablamos, solo estamos recostados, tomados de la mano y el apunta las contracciones en una aplicación que tiene en su celular cada que le aprieto la mano.

1am, 2 de Diciembre del 2014

Ya no aguanto y me vuelvo a meter a la regadera, me siento en la pelota pero ya no ayuda mucho ni el agua ni la pelota, mi esposo se sienta al lado de la regadera y sigue contando las contracciones conforme le voy diciendo, ya son de 90 segundos cada una. Enrique me ofrece ir al hospital porque ya me ve cansada, sin embargo recuerdo la clase de psichoprofilactico en que nos decían que no sirve ir al hospital antes de tener contracciones de 60 segundos cada 3 minutos, las mías son más largas pero cada 4 o 5 minutos así que decido aguantar un poco más; lo que menos quiero es llegar al hospital y que me manden de regreso a casa. Finalmente a las 2 de la mañana las contracciones son muy fuertes, gruño cada vez que me da una, así que acepto ir al hospital. Enrique baja la maleta, saca el coche sube para ayudarme a vestirme y nos vamos. Les habla al Doctor y a Renata para avisarles que vamos en camino al hospital. Como es de noche no hay nadie en las calles y llegamos en 10 minutos.

2am

En el hospital me traen una silla de ruedas y me llevan con la ginecóloga que está de guardia, me revisa y mientras lo hace cruzo los dedos para que me dé una buena noticia, con que me diga que tengo 7cm estaré contenta, aunque por el dolor no sé si podré aguantar mucho más tiempo. La doctora nos informa que ya estoy en 9 cm de dilatación!!! Qué alivio! Nos alegra mucho a Enrique y a mí. Le habla por teléfono al doctor para decirle que se apure en llegar porque ya va a nacer la princesa. Las contracciones son dolorosas y ya me empiezo a desesperar, las últimas 6 horas estuvieron muy cansadas. Me ofrecen anestesia precisamente cuando me da una nueva contracción, dudo, levanto los ojos hacia Enrique…y gracias a dios el firmemente declara que queremos hacer el parto en agua, su seguridad me da la fuerza necesaria para seguir adelante.

Nos llevan a la sala de parto y ahí nos dejan. Me pongo de cuclillas, me cuelgo de los brazos de Enrique y siento que esa posición me ayuda. Después de unos minutos llega la enfermera y Enrique le pide que se apuren a llenar la tina (pues sí, que esperan?) , el doctor llega, me siento en la silla maya, el me revisa y nos dice que ya estoy en 10cm! Me pregunta si siento ganas de pujar, la verdad es que no sé, no tengo idea, no estoy segura de nada en este momento. Me da una nueva contracción muy fuerte, casi le agarro el cabello al doctor pero Enrique me atrapa el brazo antes de que lo alcance. El doctor me rompe la fuente y me dice que en 5 pujos el bebe estará fuera pero insistimos Enrique y yo para hacerlo en el agua.

El agua está muy caliente, Enrique se sienta, yo me siento usándolo de respaldo y doblo las piernas, el agua me relaja instantáneamente. Unos pujos más y la bebe estará con nosotros. Pero no se pujar… el doctor, el asistente, Enrique, todos me dicen que respire y puje pero siento que voy a hacer del baño y no me acuerdo de las respiraciones que nos ensenaron en la clase de psicoprofilactico. Gracias a dios llega Renata la doula, me agarra la mano y respira conmigo, copio sus respiraciones y mis pujos inmediatamente son más eficientes. La cabeza de la bebita sale un poco, se vuelve a meter, descanso, pujo, sale la cabeza un poco más, se vuelve a meter…entre cada contracción todos se ponen a platicar pero yo cierro los ojos y descanso.

3.36am

Después de 8 pujos sale su cabeza y el doctor ayuda a la bebe a salir por completo. Ese fue el pujo más doloroso, tengo un desgarre pero chiquito y superficial. Son las 3.30 de la mañana, me ponen a la bebe en mi pecho pero la verdad es que por un minuto ni la veo ni escucho nada, estoy como drogada, mi cuerpo libera unas hormonas muy fuertes y me siento flotar. Enrique tampoco habla de la emoción, el siempre tan parlanchín no sabe cómo expresar su felicidad. Finalmente el pediatra saca a la bebe de la tina y se la lleva para revisarla, Enrique la acompaña. Mientras tanto me pasan a una cama, me da una nueva contracción y sale la placenta. El doctor la pone en una hielera y Renata la guarda para llevársela más tarde a la chava quien la va a procesar para hacer pastillas con ella. Nuestra princesa esta perfecta, no lloro ni un instante, es chiquita y hermosa, me la traen, me la ponen sobre mi pecho y Renata luego luego le abre su boquita y me la pega al pecho. Es increíble, estoy realizando que ya soy mama!, Enrique se acerca, me besa y me abraza, estamos muy felices. Siempre pensé que lloraría y estaría muy cansada pero la verdad es que la adrenalina me mantiene muy despierta y alegre. No puedo dejar de ver a nuestra princesa, quiero conocerla y tenerla siempre en mis brazos. El doctor me hace unos puntos por el desgarre y sorprendentemente no duele nada, platicamos todo y ya hacemos bromas.

parto en agua

En el hospital pedimos alojamiento compartido lo cual estuvo perfecto, solo se llevaron a la bebe para revisarla y darle su baño una vez al día. Pasan la nutricionista, las enfermeras, la pediatra, la experta en lactancia, Renata, mis suegros. Antes del parto le había pedido que no invitáramos a nadie más a visitarnos al hospital para disfrutar de algo de intimidad con nuestra preciosa, después de 9 meses de espera, quiero a mi esposo y a mi bebecita para mi solita!”

21 de Abril del 2015

Ya pasaron más de 4 meses y cada día quiero más a mi hija, es una hermosa! Pensando en el parto hoy, creo que fue una experiencia fabulosa de la cual me siento crecida e invencible! Es cierto que hay dolor, pero el cuerpo de la mujer puede manejarlo, durante toda la labor de parto siempre pensé “podría ser peor, podría ser peor” y gracias a eso fue que aguante tanto tiempo en casa. De hecho me parece excelente que haya hecho el trabajo de parto en mi habitación, en la intimidad, con mi esposo, solo llegue al hospital para la liberación lo cual fue rápido. Además de todo, la recuperación fue increíblemente rápida, al día siguiente del parto ya caminaba como si nada y a los 3 días ya andaba en los centros comerciales para las comprar de Navidad.

Me arrepiento de una cosa, no haber tenido una cuarentena como tal, era navidad, tuvimos visita por más de un mes y al cabo de 4 semanas ya estaba ahora sí que muerta del cansancio!

A todas las mamas que no están seguras de querer hacer un parto en agua: NO LO DUDEN! HAGANLO!

Laura.

 

Deja una Respuesta

  1. Ingrid López

    Nos puede recomendar el lugar donde realizó el parto en agua? gracias

    1. Marion Listado Propietario

      Existen varios hospitales donde se puede tener un parto en agua, en el Bite Médica de Santa Fe, Medica Sur…

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X