Francia pide estudio sobre violencias durante la atención al parto

¿La episiotomía es de rutina?

El Colegio Francés de Ginecología y Obstetricia (CNGOF) protestó el lunes contra la información transmitida por Marlène Schiappa. En efecto la Secretaría de Estado de Igualdad de Género anunció que el “75% de la mujeres francesas tuvieron una episiotomía en su parto” y solicitó un informe sobre violencia obstétrica.

Según los ginecólogos y de acuerdo con el Inserm (Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica),  el 44,4% de las primigestas tuvieron episiotomía y solo  un 14,3% de las multípares han tenido una episiotomía en 2010.

En una carta abierta, los miembros portavoces del CNGOF denuncian las cifras de la Secretaría de Estado de la Delegación para los Derechos de las Mujeres y el uso del  término “violencia obstétrica”. “Cuando se habla de la violencia obstétrica, se insulta nuestra profesión en su conjunto,” dice el CNGOF. Además es  “injusto y perjudicial”y puede resultar en una ” pérdida de confianza en los ginecólogos y obstetras”.

¿Quién hay  detrás de este escándalo?

La realización de un estudio es un paso importante ya que permitirá replantear la situación. En los últimos años, las mujeres han compartido sus testimonios y experiencias en las redes sociales  e internet para denunciar las malas prácticas durante la atención al embarazo y parto. De hecho, existen muchas organizaciones y asociaciones que defienden los derechos de las mujeres y el uso rutinario de ciertas intervenciones como es el caso de la episiotomía. Además, las parteras también empezaron a denunciar prácticas violentas hacia las mujeres, pero  es la primera vez que  gracias a la Secretaría de Estado, ¡el tema adquiera una dimensión política en Francia!

El término “violencia obstétrica” ​​no es un término cualquiera. Es bastante fuerte. ¿Cómo un parto, que se supone es uno de los mejores día de la vida de los padres puede convertirse en un momento  violento?

Definitivamente podemos decir que refleja las vivencia de las mujeres. ¿Quienes somos para decirles cómo se sintieron en este momento?

Las fuertes reacciones de los ginecólogos demuestran claramente que es un tema sensible. Podemos imaginar que si se sienten tan atacados es porque probablemente hay algo de verdad en todo esto y que las prácticas realizadas en las salas de partos no siempre se hacen de la mejor manera ( sin consentimiento, sin necesidad médica, con violencia verbal) y a que además hay cosas que se quedan ocultas. De hecho, los hospitales no están obligados en revelar sus tasas de episiotomías como lo es para las tasas de cesáreas y uso de epidural . El informe encargado por la Ministra seguramente permitirá emitir recomendaciones y abrir un debate democrático.

¿Y en México como estamos?

El término “violencia obstétrica” llegó  a Francia hace unos años. En realidad, viene de América del Sur. En Venezuela, Argentina y México, la movilización de las mujeres contra ciertas prácticas en los hospitales se ha traducido en leyes que condenan la violencia obstétrica. Sin embargo, en México no hay condenas ni multas por este motivo. Para saber más sobre la violencia obstétrica en México lee este articulo. Sin embargo,  la NOM 007 desaconseja el uso de ciertas práctica rutinaria como la ruptura de membranas, la episiotomía o la inducción/conducción de trabajo de parto.  No existen cifras reales sobre las intervenciones (episiotomias, maniobras de kristeller, no respeto de la fisiología sin razones medicas) pero sabemos que México es el primer país del mundo en realizar cesáreas innecesarias.

Fuentes

http://www.lemonde.fr/sante/article/2017/07/24/violences-obstetricales-des-gynecologues-contestent-les-chiffres-de-marlene-schiappa_5164518_1651302.html

foto: https://www.freeimages.com/photo/medical-instruments-3-1307327

Deja una Respuesta

  1. Cristina Miranda

    La violencia obstétrica parece que es parte de la labor diaria de las instituciones, sobre todo públicas. Hace unos días conversé con una mujer que vivió un trauma en un hospital del IMSS, con lágrimas en los ojos, por la impotencia y coraje que aún sentía, me platicaba todo el mal trato que tuvo que pasar para poder parir y para que le hicieran una salpingoclasia. Tuvo que pasar frío, hambre, cansancio, actitudes déspotas de parte de todo el personal del hospital, su bebé tuvo hipoglucemia por el ayuno en que la tenían, fue tan feo lo que vivió, que me contagió su coraje y su tristeza. Soy enfermera obstetra, y creo que lo importante en la atención, es la empatía, poder hacer que la paciente se sienta en confianza, se sienta feliz en el momento de parir. Me da coraje y tristeza que los “profesionales” de la salud pierdan el humanismo, que se les olvide que ellos también son personas, que hay que dar lo mejor en nuestro trabajo; somos quienes tenemos las herramientas para hacer sentir bien a alguien, y parece que hacemos todo lo contrario.

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X