¿El porteo: un saber ancestral que no se puede cobrar?

¿El porteo: un saber ancestral que no se puede cobrar?

En las redes sociales he visto muy a menudo comentarios bastantes negativos hasta a veces ofensivos y agresivos cuando se publican posts sobre talleres de porteo. No estoy hablando solamente de nuestra página, sino de otras personas que sigo personalmente

Los comentarios más frecuentes son:

  • Porque pagar por algo que se hace desde hace miles de años.
  • Cobrar para enseñar algo ancestral no se hace
  • En la comunidades no cobran
  • Antes, las mamas no necesitaban clases
  • Es cultural, no necesitamos tomar clases para eso

Vamos a explicar porque existen estas clases, porque es bueno tomarlas e invertir en ello.

  1. El uso del rebozo (o cualquier otro cargador) es ancestral y cultural.

Si, desde hace miles de año, no solo en México sino en todo el mundo, las madres cargan a sus criaturas. Sin embargo en la mayoría de los países y sobre todo en los países desarrollados, las madres dejaron de hacerlo cuando se inventó la carriola en 1733.

Datos históricos:

William Kent, un arquitecto famoso de este siglo creó el cochecito de niño para los hijos del Duque de Devonshire, un aristócrata Inglés. Fue a partir de 1840 que las carriolas empezaron a comercializarse entre las familias de clases alta y un siglo después (1920) llegó a las familias de clase social media.

Durante el último siglo, la industria de carriola ha crecido de tal manera  que hoy, casi todas las familias poseen una. Estamos hablando de que tu madre, y muy probablemente tu abuela también, fueron paseadas en carriola en vez de ser porteadas en rebozos y fulares. Por más que el uso del rebozo o fular es un saber ancestral, si no te han enseñado a usarlo, si no has estado rodeadas de mujeres cargando a sus bebés toda tu vida, es muy poco probable que sepas usarlo (correctamente) solamente porque hace más de cien años tus ancestros lo usaron. Es como decir que yo debería de saber coser porque en mi familia mi bisabuela, mi abuela y mi mamá cosían padrísimo. Los saberes no se transmiten por la genética, sino viendo, practicando, aprendiendo.

Viéndolo desde el lado cultural: en México (bueno, una parte de México verdad) es cultural cargar a sus hijos, sobre todo en las comunidades indígenas. No porque en las comunidades de tu país, cargan a sus hijos (comunidades en las cuales a lo mejor nunca has ido) que tu debas saber hacerlo! No es porque yo soy francesa y que en mi país es cultural comer buen pan, queso y vino que yo debo saber hacer pan, comer queso y escoger un buen vino. Nada que ver. Si nadie me ha enseñado o yo mismo tome la iniciativa de aprender no voy a nacer sabiendo.

  1. Antes, las mamas no tomaban clases para eso:

Si tuviste la suerte de ser parte de una familia donde tu madre te porteó y además nunca tuvo que pagar una clase para hacerlo, es probablemente porque alguien le enseño a hacerlo. Podría haber sido alguien de la familia (por eso no lo cuentas como una clase), o una amiga, o bien por la razón que explicamos más arriba, porque es un saber que se transmite de generación en generación.

Si vienes de una familia donde hace más de un siglo que ya no se portean a los bebes, que ninguna de tus amigas lo hacen pero tu si quieres hacerlo, lo mejor es tomar una clase para aprender. Es justamente porque se está perdiendo este saber ancestral que las madres empezaron a compartir el suyo fuera del circulo familiar.

No tiene nada de malo, al contrario, esta enseñanza que te darán a cambio de una aportación económica es válida para las siguiente generaciones!!! Efectivamente, tú podrás enseñarles a tus hijos a portear tus nietos cuando llegue el momento, y ellos mismos transmitirán este conocimiento a los suyos etc.

  1. ¿Porque debemos de cobrar las clases?

Mucha gente no entiende porque se cobra esta enseñanza. La mayoría de las mujeres que nos dedicamos a algo relacionado con la maternidad, somos mamas también y como bien lo sabemos, criar hijos no es gratis. Para poder dar una clase de Porteo hay madres que dejan a sus hijos en la guardería o con una nana, y la nana cobra. En general las asesoras de porteo llevan una cantidad de fulares, mochilas o sling para que puedas ver y probarlos antes de hacer una inversión. Ellas invierten en su stock, invierten en su tiempo, a veces en un espacio para recibirte o se desplazan a tu casa. A ellas les cuesta darte esa clase. Lo menos que pueden hacer es recuperar la inversión. Sino, las asesoras empezarán a desaparecer y con ellas, la última oportunidad de re-conectar con estos saberes. Además, hay asesoras que se han certificado y la certificación cuesta. Para hacerlo más sencillo, estamos viviendo en una sociedad con un modelos económico. Nadie trabaja de a gratis.

  1. Genera empleo.

Todas estas clases sobre la maternidad, incluyendo de porteo, generan empleo. Al convertirse en madres, muchas mujeres no quieren regresar a trabajar y dejar a su cría con alguien más todo el día pero si necesitan aportar a la economía familiar. En lo personal, se me hace increíble poder ganar dinero de esta forma ya que estás haciendo algo que te encanta (las asesoras son apasionadas) y más allá del lado negocio, estás aportando algo que le beneficiará a una familia y a un bebé por el resto de su vida. Obviamente, les beneficia también a los hijos de las asesoras pues gracias al negocio de la maternidad, pueden disfrutar más tiempo con sus mamas.

  1. El punto clave: encontrar el equilibrio.

Está claro que se debe de cobrar lo justo. Cada asesora determinará un precio según sus gastos para que ella salga ganando algo y los que tomarán el curso sientan lo mismo. He visto que personas cobran talleres (a domicilio o no) hasta 1,400 por pareja y por sesión, lo cual se me hace una barbaridad. Pero al final, así funciona la ley de la oferta y demanda…

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X