Mis dos partos por cesárea

Beba S., 22 de noviembre de 2010, día del músico, y bebé M., 21 de marzo de 2013, día de la primavera.

En restrospectiva, me dí cuenta de que la ruptura y la apertura que trae dar a luz no es sólo vaginal sino energética, eso me trajo cierto consuelo después de dos cesáreas. La revelación de por qué es tan transformador ser mamá, es que en realidad ese viaje empieza antes, desde el embarazo pues, y termina cuando el bebé tiene como unos tres años o más.

Creo que ninguna de las tres parteras que me acompañaron supieron ayudarme a conectarme conmigo misma y a soltar mis ideas construidas. Cuatro años después, con un segundo hijo, una separación y el esfuerzo constante por dejar de esforzarme, aceptarme, dar lo mejor, etcétera, según yo, me queda claro: hay que sentir no pensar. Tal vez me defendí demasiado y las convencí de que todo estaba bien…

e2e81caae7_8880_cesarienne_Eric Payette s - Flickr nc nd 20

Lo cierto es que yo no tenía un miedo consciente, pero con mi hija. no entré en trabajo de parto y entré al quirófano el primer día de la semana 43, tenía el líquido en el punto más alto del rango más bajo, por ahí recuerdo un número 4. Entonces ya no hubo de otra. Fue una cesárea humanizada, hasta bonita, pero tuve una hemorragia de unas 3 horas y eso le dio en la torre al momento porque todos tuvimos miedo. Regresé al quirófano y me hicieron un legrado y acabé inflamada como un sapo de tanto suero que me pusieron. Durante esas horas de hemorragia yo sólo estaba concentrada en amamantar, me tardé en darme cuenta de que algo no estaba bien y como nadie me ayudó a ponérmela (tampoco cuando recién salió de mi panza) al pecho, me lastimé gravemente, el dolor y las heridas me duraron como 21 días. Además, le dieron unas onzas de fórmula, por si las moscas en algún momento, y otro poco mientras estuve de nuevo en el quirófano.

Con mi hijo. hice como 30 horas de trabajo y estaba feliz cuando empezó, luego no me dí muy bien cuenta ¡¿cómo pasaron tantas horas?! La partera estaba por ahí esperando sin relacionarse mucho, hasta por ahí miraba el celular de vez en cuando. Parecía que ya, hasta tocaba su cabecita, pero hubo un momento raro: mi hija grande había estado jugando en otra área de la casa y cuando se la llevaron a acostar, mi amiga que estaba entreteniéndola, no la dejó despedirse de mí (¡y se lo había pedido!), al estilo “no veas eso, rápido, rápido, vente para acá…”, entonces algo se detuvo. En ese momento mi mamá habló conmigo pero como llamándome la atención de que “debía soltar a mi hija, por que dejaba que eso me distrajera…”, entonces me sentí culpable y me tardé en recuperarme, hasta que unos momentos después me sonrió y como que me sentí autorizada a estar bien, pero fue muy tarde. Tuve miedo de que el trabajo no se reactivara y también estaba muy cansada… En todas esas horas, no sé si me negué, pero no me dieron de comer y parece que eso fue un factor, según la ginecóloga en la que caí en manos al final. La partera no intervino en ninguna de estas situaciones. Ya hacia el final del parto en casa escuchó el corazón de mi hijo. y estaba latiendo lento, me dijo que podía hacer una inducción, pero en un hospital. Llegando me dejó en manos de la señora esa. La ginecóloga me dijo que todavía serían unas 3 horas de trabajo, iba a hacer ejercicios y luego iba a “tener” que estar acostada… que tenía sólo 7 cm de dilatación. Entonces metió su mano, rompió la bolsa y me puso a hacer caminata… Luego mi hijo empezó con taquicardia (me lo pusieron con amplificador a todo volumen), prepararon la sala y lo sacaron.

cesarienne

Dijeron que tenía una vuelta en el cuello y dos en un pie. Le cortaron el cordón, lo manipularon como hacen normalmente, le echaron luz y gotas en los ojos. Antes me lo pasaron unos segundos para tomar el seno y lo hizo excelente.

Me tardé en perdonarme no haber peleado lo del cordón y en perdonar a la partera el no haberme protegido.

Después resultó que mi hijo tenía “algo”, que podía ser sepsis. Unas horas después de la operación, ya en el cuarto, le pedí al enfermero que me pasara un pañal para cambiarlo, pero tomó al bebé y rápidamente lo puso en el sillón del cuarto, sin una tela debajo. Lo medio desvistió (estaba conmigo mamando caliente) y en un instante se lo llevó corriendo, así, sin tapar. ¡Una hora! Exigí que me dijeran qué pasaba y lo trajeran conmigo. Cuando por fin llegó dijo que “se había puesto morado”, yo no lo ví morado, pero bueno…que lo habían aspirado y puesto en observación, que lo disculpara por no decirme, pero que podía ser algo serio.

Me asustaron, le sacaron sangre y le picaron algunos antibióticos. Ya en la casa tuvimos que ponerle todavía unas tres inyecciones más (momento terrible) y luego pasamos a homeopatía.

Los primeros días me sofocaba en las noches con mis hijos a lado mío, me costaba trabajo respirar. Con el chiquito en un tratamiento con mil dudas, con la grande en crisis, los dos mamando, sin su papá, sin suficiente ayuda. Mi mamá estuvo en ambos casos y mi abuela, pero a los 10 o 15 días tenían que retomar su vida. ¡Me ayudaron tanto! pero nunca era suficiente, mi hija mayor necesitaba mucha contención que no podía darle, aunque pensaba que sí, por lo que después sentí muy culpable. Y mi hijo necesitaba mucha atención que se dispersaba por tratar de tener a su hermana bien.

En el embarazo de mi primer bebé sufría sin darme cuenta por sostener la relación comprometida que yo deseaba con su papá, pero que no existía, y con el segundo padecí la ruptura definitiva, él no estuvo en su nacimiento. En ambos embarazos fui feliz por el solo hecho de ser mamá, pero siempre andaba por ahí el dolor de encontrarme gradualmente con mi realidad, una que yo había elegido.

A partir de este año su papá ha estado por voluntad propia cerca de ellos, antes sólo los quería en abstracto. Los visita casi a diario un rato y se ha abierto a sentir el flujo del amor que hay con un hijo. Desde que tuve a mi hijo, no he tenido que trabajar ni separarme de él, cosa que agradezco enormemente a la vida y a él.

Gracias,
Mariana.

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X