Los pediatras deben de meterse en la crianza?

Desde el momento en que nos embarazamos empezamos a acudir a consultorios de todo tipo de profesionales de la salud (ginecólogos, médicos de cabecera, pediatras, etc.) y eso de manera muy  frecuente. Ponemos nuestra salud, vida y la de nuestros hijos en las manos de un médico y dejamos de escucharnos, escuchar nuestro instinto. Parece que estar embarazada y ser bebé es una enfermedad. Parece que nosotros los papas, no somos capaces de tomar decisiones acerca de la crianza y salud de nuestros hijos sin-la-bendición-del-todo-poderoso-pediatra. Nos dicen cada cuanto le debemos de dar de comer, como dormirlo, como responder al llanto; básicamente como criarlo y nosotros pensamos que es perfectamente normal.

El instinto maternal es el impulso que empuja a las madres a ocuparse de su bebé, satisfacer sus necesidades sin cuestionarse. Por ejemplo, una clara demostración del instinto maternal es cuando se pone a llorar tu bebe y corres hacia donde está para tomarlo en tus brazos.

Recuerdo una anécdota, que cuenta Carlos González, pediatra español, en su libro Bésame mucho: una mamá en la sala de espera del consultorio no se atrevía a tomar a su bebé en brazos aunque el pequeño llorara en su carriola. Cuando Carlos González le dijo: “¿porqué no carga a su bebé si está llorando?” la mamá le contestó que no se atrevía a hacerlo en frente de él por ser pediatra, ya que pensaba que le iba a decir algo como “no lo acostumbres a los brazos”. Qué triste que tengamos que luchar contra nuestro instinto para quedar bien con el pediatra.

Recuerdo haber visto a madres con un bebé llorando de hambre pero que lo llenaban de agua porque todavía-no-le-toca-comer. Si el pediatra dijo cada tres horas, 10 minutos de cada pecho pues así era hasta nuevo aviso. Mi propia abuela, quien desgraciadamente no contaba con todo el acceso a la información que tenemos hoy, está convencida que si mi tía lloraba tanto de bebé era porque no comía suficiente. Lo extraño es que a pesar de pensar eso, seguia cuidadosamente las instrucciones de su médico y no le daba ni una gota más. A la fecha, mi tía es una persona que come muy rápido y muchísimo como si le fuera a hacer falta. 

 

Si no nos gusta que nuestra mamá, amiga, suegra nos diga como criar a nuestros hijos, ¿por qué dejar que lo haga el pediatra? El médico es un profesional que se dedica a ejercer la medicina teniendo como objetivo ofrecer tratamientos para los trastornos que alteran el bienestar de sus pacientes y desarrollar tareas de prevención. El médico debe de saber escuchar al paciente para poder detectar los síntomas y así recomendar el mejor tratamiento posible. El médico ha sido educado para detectar problemas, no para acompañar procesos naturales.

A procesos naturales me refiero a que mucho pediatras no tienen más ideas que tú sobre como deben de dormir los bebés, los efectos de dejar llorar, los beneficios de la lactancia etc.. simplemente porque en la carrera no les enseñan eso. Entonces cuando ellos opinan, lo hacen desde su propia opinión  y experiencia y no siempre desde un punto de vista científico. El médico, no es un dios, ni algo parecido y no lo sabe todo. Hay unos que se actualizan (en general los que tienen o tuvieron hijos más o menos al mismo tiempo que tú), lo vemos en las redes sociales y hay otros que no.

De todo lo que he leído, escuchado y visto, en muchas ocasiones las mamás se sienten juzgadas por sus propios médicos, pediatras, ginecólogos etc. Es más, hay mamás que ni le cuentan cosas al médico como por ejemplo que siguen dando pecho, que duermen con su bebé, que no lo bañan diario… Hay mujeres que no quieren hablar a su doctor para que no le recete medicinas. A escondidas, estas madres siguen su instinto porqué eso, es lo más normal.

¿Porque temerle a su médico como niñ@ chiquita? De hecho no le debes nada, él a ti si, pues tu le pagas para recibir una atención personalizada, respetuosa, y adaptada a cada situación. Él no tiene porque meterse en temas por los cuales no lo has consultado y menos “regañarte”, burlarse, hacerte sentir inferior, o con miedo. El pediatra debería de empoderarte y recordarte que la mamá eres tú y nadie más que tú misma puede tomar ciertas decisiones. Estoy convencida que muy en el fondo de nosotras sabemos lo que es correcto o no.

Siento que las mamás de hoy hemos perdido esta confianza en nosotras mismas. Necesitamos la aprobación de una “autoridad médica” para tomar decisiones sencillas sobre la crianza de nuestros propios hijos. Por ejemplo, es muy común que los pediatras recomienden una frecuencia para darle de comer a tu hijo. Y lo más triste es que a pesar de que llore de hambre el bebé, la mamá va a hacer caso a lo que dijo el pediatra y no a las necesidades de su hijo.

Es urgente reconectarnos con nosotras mismas y enseñar a nuestros hijos a escuchar su voz interior y sus emociones para poder ser dueño de su propia vida y cuerpo.

Les recomiendo el gran libro de Carlos Gonzalez: Bésame mucho, que pueden conseguir en la librería humani

 

Quiero dejar en claro que los doctores y todo el sistema de salud son maravillas para nuestros pequeños cuando se presentan casos de enfermedad o emergencia. Sin embargo, un buen doctor siempre te va a empoderar y dar la confianza que necesites para poder cuidar y criar a tus hijos como TU lo desees. Recuerda que su papel es detectar enfermedades y ofrecer tratamientos.

 

Deja una Respuesta

  1. Baby Led Weaning: alimentación complementaria respetuosa | Tribu Materna

    […] es increíble porque jamás me dijo que hacer con mi bebé. Es mi bebé y es mi responsabilidad (ver articulo el instincto maternal en vía de desaparición). Para mí, las edades en las cuales los bebés deben de pasar ciertas etapas son indicadores, más […]

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X