Acoso moral en en el trabajo durante el embarazo

Aprovechando el día Internacional de la Seguridad y de la Salud en el Trabajo les quiero recordar que cuando hablamos de Salud en el Trabajo también se trata de la salud mental y psicológica. Las empresas deben de proveer a todos sus empleados un ambiente laboral sano y saludable y así evitar enfermedades del trabajo (estrés, depresiones y en los peores de los casos suicidios). En este articulo nos vamos a enfocar a la salud en el trabajo de las mujeres embarazadas.

Les quiero contar la historia de mi amiga María. Ella trabaja en una empresa multinacional agroalimenticia Suiza en el área de asesoría nutricional con fórmulas infantiles y durante su embarazo sufrió de discriminación laboral. Empezaron a quitarle sus bonos mensuales desde que anuncio su embarazo. Sin estos bonos ella ganaba bien poquito dinero y además las políticas de la empresa decían que al tercer mes consecutivo sin cobrar bono la persona no es productiva y por lo tanto se le da de baja laboral. Ella estaba muy estresada ya que pensaba todos los días que podría ser su último día en la empresa. Cayó en una depresión.

A los 6 meses de embarazo María habló con recursos humanos para conocer cuáles eran sus derechos en cuanto a incapacidad de maternidad y le comentaron que además de las 12 semanas de la ley, la multinacional cuenta con un permiso de 6 meses para que la madre pueda dedicarse a dar pecho a su bebé durante este periodo. Obviamente este permiso es sin goce de sueldo pero la mujer conserva su puesto, antigüedad y otros beneficios cuando regresa. Después de hablar en casa con su esposo decidieron que tomaría este permiso adicional para poder dedicarse a su bebé.

Una semana antes de su incapacidad, la empresa realiza una evaluación anual para el pago de un bono. Su jefe la califica perfecto pero al momento de recibir el resultado impreso para firmar María se da cuenta que su jefe ha bajado el puntaje. Obviamente María no quiere firmar el resultado y después de una larga conversación telefónica en la cual su jefe le afirma que la calificación no la afectaría de ninguna manera, termina firmándola.

Al momento de entregar su documento para la incapacidad, pidió a Recursos humanos el permiso de maternidad extra a lo cual le contestan que nos podrá gozar de este derecho por la mala calificación que obtuvo en la pasada evaluación. Al día siguiente en su semana 34, de tanto enojo y estrés, su cuerpo expulsó el tapón mucoso y su ginecólogo le pidió quedarse en reposo para evitar un parto prematuro.

Cuando su bebé cumplió 3 semanas, María decidió vacunarlo y le informaron en el seguro social que no podían darle servicio pues su patrón había cambiado la sede a la ciudad de Veracruz (ella vive en Tabasco). Los Recursos Humanos afirman que este inconveniente sucedió cuando se cambió el nombre de su puesto de Delegados médicos a Asesores Nutricionales. La respuesta no tiene mucho sentido y al día de hoy la situación no ha evolucionado.

La semana pasada le tocó reincorporarse a la vida laboral. Regresó el día jueves. Al llegar le dijeron que debía había regresado el martes y que estos 2 días se iban a descontar de sus vacaciones.

Esta situación de acoso moral y violencia psicológica influyó mucho en el bienestar de María y de su bebé pues hasta hoy no ha podido disfrutar de él plenamente ni gozar de una lactancia feliz como lo soñaba. Todas las mamás que amamantan saben que el inicio de la lactancia no es fácil y que necesitamos estar muy relajadas para lograrlo.

Recordemos que en México la Ley Federal del Trabajo otorga derechos laborales por maternidad.

  • Las mujeres embarazadas o en período de lactancia no deben de trabajar en labores insalubres o peligrosas, y tampoco en horarios después de las 10pm ni en horas extraordinarias.
  • Se les debe de respetar su salario, prestaciones y derechos durante este período.
  • Las mujeres embarazadas no realizarán trabajos en los que haya que levantar, tirar o empujar grandes pesos, que produzcan trepidación o estar de pie durante largo tiempo.
  • Tendrán un descanso de seis semanas anteriores y seis posteriores al parto, en los que percibirán su salario íntegro.
  • El descanso se alargará en los casos en los que no puedan trabajar a causa del embarazo o el parto. Durante lo que dure este tiempo, tendrán derecho al 50% de su salario por un periodo no mayor de 60 días.
  • Tienen derecho a regresar al puesto que desempeñaban siempre que no haya transcurrido más de un año de la fecha de parto.
  • Los periodos pre y post natales se deben de tomar en cuenta en la antigüedad.
  • Derecho al servicio de guardería infantil.
  • A no ser despedida la trabajadora o coaccionadla directa o indirectamente para que renuncie, por estar embarazada, por cambio de estado civil o por tener el cuidado de hijos menores.

Deja una Respuesta

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X