7 consejos para facilitar el inicio de tu lactancia materna

Se dice: dar pecho es natural, y es fácil. Sí, pero cuando superas las primeras semanas. A veces el arranque es largo, difícil, doloroso y frustrante. Pero vale la pena. Aquí les dejo uno tips.

1. No es necesario “prepararte”

Primero que nada, no es necesario preparar el pezón de ninguna manera durante el embarazo. Las hormonas que se producen en tu cuerpo son suficientes. Además al frotarlo lo podrías irritar empeoraría la situación.

2.  Lactancia en la primera hora después de nacer

Sin importar el tipo de parto que hayas tenido, es importantísimo que trates de pegarte a tu bebé lo antes posible. Lo más recomendable es hablar con el equipo médico que recibirá a tu bebé para decirle que no se lleven a tu bebé después del nacimiento si su estado de salud lo permite y así puedan disfrutar juntos de esta hora sagrada. El contacto piel con piel estimula la producción de leche y con piel con piel quiero decir SIN camiseta.

3. Evita demasiadas visitas en los primeros días

Muchas veces, cuando es tu primer bebé, no sabes cómo posicionarlo, como sentarte, como hacer para que agarre bien el pezón y para intentarlo pasas mucho tiempo desnuda. Eso puede resultar muy incómodo si tienes visitas pues podrías tener un poco de pena (claro después de un rato desparece la pena) pero en un principio es algo que le pasa a muchas mujeres. Las visitas no se dan cuenta pues ellas lo ven natural y vienen a ver al bebé. Así que antes de que nazca tu bebé es muy recomendable que hables con tus amigos y familiares para explicarles eso, para que no se lo tomen personal y respeten tus tiempos.

Sin embargo, si puedes contar con la ayuda y el apoyo a tiempo completo de una persona de tu confianza durante el primer mes, por ejemplo tu esposo, tu mamá o tu suegra es increíble. Así puedes dedicarte a tu bebé y a tu lactancia sin preocuparte por preparar la comida, lavar la ropa o hacer el aseo.

4. Verificar la posición 

La posición correcta es también un factor muy importante para el futuro de la lactancia. Nuestra generación no ha tenido la oportunidad de ver a mujeres amamantar, en general las vemos dar el biberón. Naturalmente, la posición que vamos a adoptar para colocar a nuestro bebé al pecho es la de un bebé tomando biberón y esta posición no es la adecuada para la lactancia pudiendo acarrear molestias y dolores para la madre. Muchos de los dolores y problemas de la lactancia se corrigen al adoptar un buena posición. Este vídeo te enseña como sentarte y colocar a tu bebé correctamente.

5. El dolor del inicio: una historia de hormonas

Es importante saber que las primeras tetadas pueden dar contracciones. Puedes culpar a la oxitócina (si, otra vez ella) que es responsable (junto con otras hormonas) de la eyección de la leche y de la reducción del tamaño de tu útero. No es muy agradable y no durará más de unos días. Si los dolores son muy fuertes, háblale a tu médico. Además, durante los primeros meses (y avece más tiempo) puedes sentir una ligera molestia en el momento en que la leche suba. Dura algunos segundos y se quita conforme el bebé va mamando.

6. Confía en ti y en tu bebé

Cierra tus oídos para no escuchar los malos consejos que te van a dar y las historias negativas. Lo único que debes de hacer es: olvidarte del reloj, pegarte a tu bebé lo más posible, no pesarlo a cada rato, y confiar en él. Tu bebé sabe. Si necesita cada media hora, dale, si necesita cada dos, dale, si duerme 4 horas seguidas déjalo. Lo importante es que haga pipí, caca color mostaza, suba de peso dentro del promedio, (promedio: puede ser abajo o arriba) y lo veas bien. El 95% de las mujeres pueden amamantar y tienen suficiente leche. Recuerda también que la mayoría de los pediatras, en realidad, saben muy poco de lactancia y no siempre están actualizados así que si tienes dificultades o dudas, es mucho más recomendable que contactes a una asesora de lactancia. A veces, hay bebés que no se agarran bien, mamás que tienen un reflejo de eyección muy fuerte u otro tipo de detallitos que hacen más complicado el inicio y las asesoras de lactancia son las indicadas para ayudarte a resolverlos.

7. Buena organización en casa

Antes que nada comprate unos discos absorbentes de tela para ponerlos en tu brassier. Están mil veces más cómodos que los desechables, ahorras y no generas tanta basura. También comprate algunos brassieres de lactancia de algodón. Piensa en la comodidad y no en lo bonito y elegante. Aun no sabes cuánto van a crecer tus pechos y si el sostén tiene armazón te van a resultar bastante incómodos si crecen mucho. También existen blusas con tirante donde no necesitarás brassier. Lo importante es tener un acceso fácil y rápido al pecho.

Prepárate dos estaciones de lactancia. Podría ser una en el cuarto donde amamantarás de noche y otra en la sala por ejemplo. Cada una debe ser muy cómoda pues estarás muchas horas ahí en las primeras semanas. Por ejemplo una mecedora, un buen sillón, una cama. El objetivo es evitar tener que mover todo en cada tetada, saber dónde y cómo acomodarse para no tener dolores de espalda. Cuando detectas señales de hambre de tu bebé corres a sentarte ahí. En cada estación procura tener cojines, cobijas, trapitos (por si te sale mucha leche, te empapas o empapas a tu bebé), pezonera si usas, un recipiente chico para recuperas la leche que sale del otro seno, un banquito para subir tu pies, eventualmente tu teléfono, algo de comer, un libro etc.

Cada mañana, prepara una charola donde tendrás agua (es automático, cada vez que tu bebé se enchufa tienes muchísima sed), cositas para picar mientras el bebé mamá (puede durar horas, y luego se queda dormido y ya no te querrás levantar) pueden ser almendras, arándanos, nueces, chocolate negro… Cuando te cambias de estación solo te llevas la charola con todo adentro.

DSC03837

Si tienes duda sobre tu lactancia, o te gustaría tener una plática con una asesora de lactancia contáctame

Deja una Respuesta

  1. Milsis Irisarre

    Qué buen artículo! La verdad es que cuando yo estaba en el proceso de lactancia, no tenía nada de formación sobre esto y sufrí una barbaridad. Al principio no me salía leche y mi bebé pedía comida a cada momento, la succión era súper dolorosa y todo terminaba siendo frustrante porque ni siquiera lo alimentaba bien. Pero empecé a tomar el té Healthy Nursing de Secrets of Tea y todo mejoró mucho, empecé a producir lo suficiente para satisfacer a mi bebé y el dolor disminuyó mucho. Me convencí de comprar el té porque es totalmente natural, sabe muy bien y no tiene azúcar.

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X