¿No te atreves a cambiar de ginecólogo? Lee estos 4 consejos

¿Por qué y qué es lo que debemos de tomar en cuenta cuando nos estamos cuestionando si cambiar de ginecólogo o no?

 

En general, las mamas que me buscan para prepararse al parto natural ya tienen una idea de lo que esperan de su parto. La mayoría quiere algo natural, con poco o nada de intervención y si lo es posible sin epidural. Quieren lo que llamamos el parto humanizado. El parto humanizado no es una forma de parir sino una forma de ser atendida por el conjunto hospital – ginecologo/partera – pediatra. Conforme van aprendiendo en las sesiones, algunas tienen dudas de que el ginecólogo que les está dando actualmente la atención pueda dejarlas parir de forma humanizada. Sobre recomendaciones mías, van a ver otros hospitales, otros doctores, regresan encantadas pero,  a pesar de todo, algunas deciden quedarse con su doctor actual.

  • Olvidarse del compromiso y la fidelidad:
    Lo que todas me dicen, es que les da pena dejar de ir con el doctor con quien fueron por mucho tiempo o las que si cambian de doctor están muy preocupadas de como se lo va a tomar. Se sienten comprometidas; el compromiso me parece una virtud increíble pero no a coste de tu parto. De hecho un doctor profesional reconocerá que no puede o no se siente cómodo atendiendo partos así o simplemente que el hospital en donde él trabaja no maneja este tipo de atención. De ninguna forma te hará sentir miedo o culpabilidad. Y si lo hace, es una razón más para no darle el privilegio de acompañarte en este proceso.Como hacer: Simplemente pensar que es tu cuerpo, tu bebé, tu parto, tu decisión. No le debes nada (y si le debes alguna consulta págasela por favor ? ). No tienes que dar explicaciones, de verdad es tu vida. En el peor de lo casos mandar un mail, o avisar a la secretaria puede ser una opción.
  • Tu ginecólogo de seguimiento no tiene que ser forzosamente el ginecólogo de tu parto:
    El ginecólogo que has visto toda tu vida es obviamente un buen ginecólogo en muchos  aspectos, por algo lo escogiste. Pero el parto es algo aparte, especial diría y vale la pena estar completamente de acuerdo con él o ella en todo o la mayoría de las cosas. Piensa en tu boda por ejemplo, no escoges un pastel que sueles comerte seguido, que no es lo máximo pero que te satisface tu necesidad del día. Pues es lo mismo, el nacimiento de tu bebé es un día que recordarás toda tu vida y vale la pena estar 100% convencida por las personas que te atenderán.
  • Son poquitos los ginecólogos que manejan realmente la atención al parto humanizado:
    Si tu gineco te dice que puede atenderte como lo pides pero que trabaja en un hospital donde no hay salas LPR (salas de labor parto recuperación donde tienes tina, baños y regadera, posibilidad de parir en la posición más cómoda para ti y te separarán de tu bebé al nacer) limita la probabilidad de que tenga una formación para la atención al parto fisiológico, natural humanizado. Un doctor que atiende de forma humanizada, solo hace eso, es su forma de trabajar, no operará a mujeres porque se quieren ir de viaje, ni hará intervenciones que no se necesitan ni tratará de apresurar el proceso  y es muy poco probable que trabaje en hospitales donde estará limitado por protocolos en contra de las recomendaciones de la OMS y la guía del parto natural.

 

  • No Trates de cambiar a tu doctor:
    Si te das cuenta que tu doctor no camina en la misma dirección que tú, lo peor que puedes hacer es tratar de imponerle cosas. Por ejemplo, hacerlo ir a un hospital donde no trabaja, con un equipo y protocolos diferentes a los suyos. O bien, insistir en llevar a una doula a pesar de que no este cómodo o no se pueda en el hospital en que trabaja. Tienes que entender que tu ginecólogo ha estudiado muchos años con una cierta visión del parto y cambiarla no es fácil. Solo lo hará si su interés personal y profesional despierta y decide capacitarse. Recuerda que no se puede cambiar a nadie si la persona no lo quiere. Lo mejor es dejarlo por la paz y buscar en otra persona lo que tú necesitas.

Recuerden que lo más importante no solo es que este sano tu bebé sino también como estás tú. Lo que viene después del parto es difícil y requiere de una mamá bien en su cabeza. La satisfacción en el parto cambia mucha cosas, y se ha demostrado que influye en la depresión post parto (más riesgo de depresión cuando no estamos satisfechas de nuestro parto y fuimos victimas de violencia obtéstrica). El parto es un evento que puede ser increíble como horrible y tu puedes hacer la diferencia escogiendo con quien.

Deja una Respuesta

x
  • ¿Este perfil es tuyo?

    claim a listing
    • Reclamar mi perfil

      Si este perfil es tuyo, no te preocupes. ¡Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo pronto!
  • X